Placeres sensoriales en Egipto

Casi todos los viajeros queremos traer en nuestro equipaje de regreso un poco del lugar que visitamos. Algunos optan por los souvenirs, destinados generalmente a un eterno letargo en la caja de los recuerdos de viaje. También hay quienes construyen y exhiben con orgullo su escaparate de souvenirs de los destinos que han visitado, miscelánea fantástica en donde conviven con dudosa armonía una pequeña Torre Eiffel, un delfín del Caribe, una muñeca vudú y una máscara veneciana.

egipto
egipto

A otros viajeros les fascina la idea de capturar en una filmación los sonidos, colores, personajes y experiencias de su viaje. Lo cierto es que casi todos tomamos fotografías, para tener en casa un pequeño tesoro de instantáneas de lo que hemos vivido.

Observo la fotografía de esta perfumería en El Cairo. Nunca la he visto, pero acude a mi memoria sensorial la fragancia de Egipto. No el perfume antiguo de las pirámides, tumbas y museos, sino el alquímico perfume de las calles, cafés y mercados de El Cairo, algo que no puede ser reproducido ni transportado, que no tiene materia, algo que un buen fotógrafo como el de esta foto casi logra captar.

Canela, jengibre, curry, comino, cárcamo y azafrán son los ingredientes básicos de esa fragancia. En los mercados como el Khan el-Khalili son un universo de color que agrada a la vista. La gran cantidad de vendedores callejeros de kebabs aporta un fuerte aroma que se mezcla con el particular efluvio de las frituras hechas con el aceite de oliva del oasis de Siwa.

Pero sin duda es en las ahwas (mucho más que un bar o un café) donde se logran entremezclar magnéticamente las fragancias de El Cairo. El humo de las shishas (pipas de agua) va formando un estrato casi tangible de tabaco y se combina con el humito acogedor de las infusiones. Millones de qahwa (el ancestral café a la turca) son servidos a diario en los más de 32.000 cafés de la ciudad de El Cairo. El ambiente de los cafés de Egipto es ideal para disfrutar las notas exóticas del té al jengibre, a la canela o a la menta.

El Café Fishawy es uno de los más emblemáticos ahwas de El Cairo. Es grato ver pasar la vida de la ciudad por las ventanas y perderse en los detalles hipnóticos de la decoración reproducidos al infinito por los emblemáticos espejos. Menos turística y más tradicional es la casa de té Ash-Shams.

Los perfumes, ungüentos, esencias y aceites fueron considerados de carácter divino en el antiguo Egipto y se utilizaban como medicinas o parte del ajuar funerario. Existen fórmulas secretas que se han conservado por siglos. Quien sabe si entre los frascos de esta foto se encuentre una de ellas.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s